Una cálida tarde de verano en Taiwán.

Era un día cálido y húmedo de Agosto en Taipei como lo pueden ser gran parte de los días del año en la Isla de Formosa.

Un día en donde el sol vigoroso calienta los techos, suelos y carreteras de Taipei, un sol de esos que se muestra con orgullo ante la presencia de un Tifón vigoroso que se aproxima lentamente a Taiwán, un sol que hace huir a los habitantes de Taipei a refugios frescos y frios.

Ese día Eliana decide salir, salir a circundar con cierta timidez, aunque con una clara determinación las calles de Taipei.

Son aproximadamente las 5 de la tarde, el sol aún arrecia y se puede ver en las caras cansadas de muchas personas que regresan del trabajo a su casa; Después de una intensa sesión de maquillaje y decisiones en torno a su vestir, Eliana decide salir para tomar la linea de metro Cafe 文虎 (Wenhu) que lleva a la linea azul de transferencia 中小復興 (Zhonxiao Fuxing) con destino final a 西門町 (Ximending) , un lugar que nunca duerme, un lugar en donde reposa unos de los centros de comercio mas vibrantes de Taipei.

En el metro, ella observa esas caras pálidas, algunas de ellas le responden a su mirada con rostros de curiosidad, ella se pregunta, por que será que me miran?, por ser extranjera 外國人?(Waiguoren), por ser atractiva?, o por mi ambiguedad de género?, es claro que ella no lo sabe.

293453_10151016368841402_137347299_n

Ese tipo de incomodidad social al cual ella empieza a acostumbrarse también en parte acompaña una paranoia que hace parte de personas como ella que viven en su transición durante los primeros pasos hacia su nueva identidad.

Es claro que de cualquier forma para cualquier taiwanés, ella resulta ser un Alien, algo fuera de serie, cuando ella camina en las estaciones repletas del metro, todo esos rostros perlescentes, todos esos ojos alineados y razgados dominan el panorama, casi como fotocopias, esas figuras te miran y te detallan con curiosidad, y aunque muchas de esas miradas están fijas a dispositivos de bolsillo o un smartphones, el paisaje tan homogéneo hace que un extranjero resulte ser un elemento brillante que alimenta por pocos segundos los ojos curiosos de los agitados y apurados habitantes de Taipei.

Esa curiosidad y en parte esa paranoia de Eliana, le hace vivir con ojos donde no los tiene, de usar reflejos, vidrios, y espejos como mecanismo de alcance para lograr mirar con disimulo la manera en como le miran y como le detallan en su entorno inmediato, como buscando respuestas, ella sabe que el taiwanés es una persona muy prudente por lo cual evita incomodar o resultar incomodo socialmente, así que ella como buscando una aprobación o negación de su identidad, busca comprobar de que manera la miran, o de hecho si la miran o no.

524406_10151010061261402_327901336_n

西門町 (Ximending – Taipei)

Esta clase de experimento social, al cual Eliana se somete cada vez que enfrenta a grandes multitudes resulta para ella ser aunque incomodo, fascinante, pues a medida que pasa el tiempo, esa curiosidad incómoda de las personas que ella va percibiendo (ya sea por su paranoia o porque lo sea en verdad), empieza finalmente a cambiar.

Eliana ha notado que la percepción hacia ella ha cambiado, luego de vivir 24 horas como ella, viviendo libremente como siempre lo quiso hacer, ella se da cuenta que ya no le miran como antes, que si le miran puede que sea motivo de una simple curiosidad masculina sobre ella, las mujeres suelen verla de arriba a abajo, y los hombres suelen mirarla con esa mirada rápida que esconden de forma disimulada entre parpadeos efímeros.

Finalmente Eliana llega a Ximending, toma un café, hace unas ligeras compras, da un paseo de libertad y finalmente regresa a casa con una sonrisa, una sonrisa auténtica que alimenta sus fuerzas para enfrentarse a un nuevo día.

Eliana :.

Or:. Taipei

3 thoughts on “Una cálida tarde de verano en Taiwán.

  1. yo te veo como una verdadera mujer hasta pude oir tu voz en una grabacion q hiciste ,sos realmente una mujer y muy bonita por cierto ,creo q no debes obsesionarte tanto ,con todo respeto,el q siempre te tube ,vos sos una verdadera hembra!! besos belleza

  2. La narrativa de tu muro es preciosa, me encantó el uso de la tercera persona, me recordó a la Guerra de las Galias de Julio Cesar, saludos.

    Alex

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out /  Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out /  Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out /  Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out /  Change )

w

Connecting to %s